Desde 1981 se organizan en todo el mundo distintas actividades, proyectos e iniciativas en relación con la violencia contra las mujeres.

Gran cantidad de mujeres en el mundo son maltratadas, golpeadas o violadas en la propia casa por su marido, pareja o cónyuge diariamente. Las cifras de las Naciones Unidas revelan que el 25% de las mujeres fueron violadas alguna vez en su vida.

Según el país, del 25% al 75% son maltratadas físicamente en sus hogares habitualmente. Alrededor de 120 millones han sufrido mutilaciones genitales y las violaciones han dejado heridas profundas en mujeres, niñas y familias en los recientes conflictos de la antigua Yugoslavia, Ruanda, Liberia, Perú, Uganda, Somalia y Camboya.

Violencia física y sexual

Lo que hasta ahora se sabía de cierta forma, pero no con datos precisos, salió a la luz con cifras preocupantes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado un estudio único hasta ahora. Puso en evidencia que la violencia doméstica soportada por las mujeres es más común de lo que se creía.

¿Qué es violencia física? Durante el estudio  realizado por la OMS con respecto a la violencia física, se preguntó a las mujeres si alguna vez su pareja la había abofeteado o si había lanzado algún objeto hiriente, empujado, golpeado con el puño u otra cosa que pudiera lesionarla, haberla arrastrado, pegado puntapiés o una paliza, asfixiado o quemado a propósito, amenazado con una navaja, pistola u otra arma, o utilizado efectivamente un arma contra ella.

La violencia sexual se definió como "la que se produce cuando una persona: se ve forzada físicamente a mantener relaciones sexuales contra su voluntad; mantiene relaciones sexuales por temor a lo que pueda hacer su pareja; o es obligada a realizar alguna actividad sexual que encuentre degradante o humillante".

Resultados alarmantes

El estudio se realizó en Japón y nueve países del Tercer Mundo: Bangla Desh, Brasil, Etiopía, Namibia, Perú, Samoa, Serbia y Montenegro, Tailandia y la República Unida de Tanzania entrevistándose a 24.000 mujeres. El estudio revela que entre la cuarta parte y la mitad de las entrevistadas, su pareja las  agredió físicamente causándoles lesiones físicas.

Entre el 4% y 12% de las mujeres que fueron maltratadas durante el embarazo, el 90% de ellas por el padre del niño por nacer. Entre un cuarto y la mitad de ellas habían recibido puntapiés y golpes en el abdomen.

Confirma la estadística realizada por OMS que sólo el 20% de las mujeres entrevistadas maltratadas físicamente "no se lo había dicho a nadie antes de la entrevista". De las restantes sólo algunas acudieron a las autoridades, pero la mayoría de las que se atrevieron a decir algo, lo hicieron a personas de confianza, amigos o parientes

Iniciativa alemana

En Alemania, la ley no permitía antes la intervención directa de la policía, pero ahora sí. Desde el primero de enero del 2002 la policía del estado alemán de Renania del Norte-Westfalia tiene la posibilidad de obrar con más poder a favor de la víctima. Antes lo que sucedía dentro de las cuatro paredes de un hogar, era una "cuestión privada", por lo tanto la policía no tenía derecho a interferir, si no se realizaba la denuncia correspondiente.

La nueva regulación promulgada en Renania del Norte-Westfalia permite a los policías que, al ser alertados por la víctima o por algún vecino, tengan la "obligación de comprobar", y verificar en el interior de la vivienda si la persona agredida tiene rastros de violencia o si registra algo extraño que conduzca a tal conclusión. Como en la mayor parte de los casos la mujer no realiza la denuncia por miedo, es obligación de los policías, si se comprobarse violencia doméstica, efectuar ellos mismos la denuncia.

El lema es "la víctima se queda y el agresor se va". Uno de cada dos hombres tuvo que empacar, entregar las llaves a la policía y ausentarse por diez días, para luego presentarse en la comisaría y ver cómo sigue el caso, según las estadísticas del Ministerio del Interior durante el 2003, que también añade la cantidad de más de 16.000 casos de violencia doméstica sólo en este Estado. Casi la misma cifra se repite en el 2004, incluyendo la violencia física y sexual además de amenazas, daños, todo tipo de violencia por el honor de la familia, irrupción en la vivienda, privación de la libertad, asesinatos, etc.

 

Articulo Publicado en Dw -World por Emiliano Galarza